Categories Menu

Publicado el May 18, 2018 en Consejos de hogar

Cómo hacer un simulacro de un incendio en tu hogar

Cómo hacer un simulacro de un incendio en tu hogar

En caso de propagación incontrolada de un fuego, es vital saber cómo actuar correctamente en los primeros compases de la emergencia.

Evidentemente lo mejor para evitar un problema de este tipo es que no llegue a ocurrir el incendio pero, en caso de ser imposible, es vital tener un sistema de detección y alarma rápido, fiable y eficiente. Para ello, Securitas Direct te ofrece el mejor kit de alarmas en el mercado y con la capacidad de ajustarse a las necesidades de cualquier inmueble y presupuesto.

Para estar preparado ante cualquier contingencia una de las herramientas más útiles es practicar en un simulacro de incendio. Prácticamente todo el mundo ha estado en alguno ya sea en un centro educativo, trabajo, etc. Pero, ¿es acaso diferente prepararse para un incendio en el hogar? Estos son los pasos a seguir tanto en un simulacro como en caso de un incendio real.

Actuar correctamente ante la alarma de incendios

El primer paso y más primordial es ser capaz de actuar de la manera adecuada sin perder unos preciosos primeros segundos. Tras detectar el incendio o una alta concentración de humo saltará la sirena que alerta del peligro. Es importante mantener la calma en este momento, ya que el ruido generado por el sistema de alarmas nos puede hacer entrar en pánico, impidiendo que actuemos correctamente. Además, un comportamiento de pánico puede ser muy contagioso en otras personas y crear una reacción en cadena.

A pesar de ser un simulacro, hay que intentar actuar como si fuera una situación real. Practicar con seriedad puede ser la diferencia entre estar totalmente preparado y no saber qué hacer en caso de un incendio real. No hay que bajar nunca la guardia ya que incluso ante un simulacro programado puede ocurrir un incidente. En caso de estar haciendo alguna tarea déjala de inmediato y procede inmediatamente con el simulacro.

Tras estos primeros segundos, es importante tener muy clara cual es la salida más cercana. Sal del lugar en el que encuentres y empieza a dirigirte hacia esa dirección. En caso de haber varias personas hay que tratar de ser lo más ordenado posible y avanzar en fila. Siempre es recomendable conocer las rutas de salida de los lugares en el que te encuentras, sobre todo si son zonas en las que se está durante bastante tiempo, como el hogar, trabajo u hoteles. En cualquier caso, descarta siempre una ruta que suponga utilizar un ascensor ya que llevan a situaciones muy peligrosas en caso de emergencia.

Finalmente, cierra la puerta tras de la estancia que abandones. Asegúrate de no cerrar con llave ya que puedes dejar a alguien encerrado dentro. Al cerrar la puerta ayudas a mitigar la propagación del incendio ya que encierras el oxígeno que allí se encuentra y frenas la propagación de las llamas y el humo. Recuerda también dejar las luces encendidas, ya que ayudarás a la iluminación de aquellos que vayan detrás tuyo o de los bomberos cuando entren a extinguir el incendio.

Atravesar un edificio ante un incendio

Cuando un inmueble sufre un incendio el escenario cambia completamente respecto a lo que uno está acostumbrado. Incluso nuestro hogar puede parecer irreconocible y nos puede llevar a errores. Para ello lo primero es mantenernos siempre en la ruta de evacuación de emergencias. Si no tienes muy claro por donde seguir, busca las señales reflectantes de salida y síguelas aunque la visibilidad sea reducida.

Antes de abrir una puerta cerrada, comprueba si está caliente. Ante un incendio real fíjate si sale humo por debajo de la puerta y pon la mano cerca del pomo para comprobar su temperatura. Si no sientes una alta temperatura ve agarrando la puerta poco a poco y ábrela. En caso de sentir cualquiera de las señales antes mencionadas, cambia de ruta y no abras la puerta.

Como ya se ha comentado anteriormente, nunca hay que utilizar los ascensores. Usa, por tanto, las escaleras para seguir por tu ruta de emergencia. Además de peligrosos, los ascensores suelen utilizarse por los bomberos para poder llevar con rapidez sus pesados equipos anti-incendios. Las escaleras de los edificios grandes suelen estar generalmente presurizados, por lo que no suele haber humo en esas estancias.

Permanece en todo momento atento a las concentraciones de humo. En los incendios reales el elemento más peligroso es el humo ya que intoxica a las personas y no permite ver correctamente. Si te encuentras con una estancia con mucho humo, trata de cambiar de ruta. En caso de ser imposible, cruza a gatas o tumbado ya que así estarás menos expuesto a los gases.

Salir del edificio en una emergencia

Una vez abandonado el inmueble incendiado, ten cuidado con las aglomeraciones de gente. Asegúrate de mantener los exteriores despejados para que las unidades de emergencia como bomberos y sanitarios puedan acceder sin problemas y hacer su trabajo. Un responsable debería de hacer recuento de las personas allí presentes para determinar si todo el mundo ha salido ya o queda alguien dentro. Para facilitar esta importante tarea, trata de mantener el silencio y la calma.

En caso de un incendio real el edificio puede llegar a derrumbarse o registrar peligrosas explosiones. Es por ello imperativo mantener una cierta distancia de seguridad con el inmueble.

Finalmente espera a que un especialista en seguridad, como un bombero, te confirme si se puede volver al edificio o no. Que pare de sonar la sirena de alerta no significa que el peligro haya pasado. Una vez confirmado que todo está correcto, podrás volver a tus tareas habituales.