Categories Menu

Publicado el Nov 16, 2017 en Consejos de hogar, Consejos de seguridad, Noticias de seguridad

¿Conoces la técnica de robo llamada bumping?

¿Conoces la técnica de robo llamada bumping?

El método bumping es una técnica para abrir cerraduras sin forzarlas. En la década de 1970, los cerrajeros de Dinamarca compartían una técnica para desbloquear los cilindros de las cerraduras cuando eran avisados por pérdidas de llaves, por ejemplo. La técnica del bumping consiste en introducir una llave maestra y presionarla ligeramente con un objeto tipo martillo o similar haciendo saltar los cilindros. Este golpe provoca que la cerradura se desbloquee y se pueda deslizar libremente, permitiendo así abrir la cerradura. Se trata simplemente de desplazar todos esos pitones de manera simultánea mediante el golpeo de una llave bump con algún objeto contundente (un martillo o un sencillo destornillador pueden valer), separando así esos pitones de los contrapitones y liberando, por lo tanto, el giro de la llave. Estamos hablando, pues, de una operación sencilla, de rápida ejecución –no más de 30 segundos- y que no daña el dispositivo de cierre.

El uso de la técnica del bumping para un uso ilícito, como robos, no comenzó hasta algún tiempo después, y se reconoció por primera vez como un problema de seguridad en torno a 2002-2003. En la actualidad se viene detectando que la técnica del bumping ha sido recuperada por las bandas de ladrones que vienen de Europa del Este para delinquir. ​Desde el este de Europa, bandas de delincuentes han vuelto a reactivar su uso y la han extendido por el resto del continente, en paralelo a la expansión de su actividad criminal. Esto es debido a que permite el acceso de forma silenciosa sin dejar rastro de fuerza en los cilindros. Pero, además, con la difusión de vídeos explicativos de esta técnica por Internet, el peligro ha aumentado ante la posibilidad de que casi cualquier delincuente pueda acceder con enorme facilidad a casi cualquier cerradura mecánica, incluyendo las de puertas de seguridad y acorazadas, sin la necesidad de conocer técnicas de ganzuado.

Se estima que aproximadamente el 80% de las cerraduras mecánicas están en este momento sufriendo peligro de acceso indeseado por ser anticuadas. Ante esta peligrosa situación, las opciones de seguridad más indicadas pasan por la sustitución del sistema tradicional de cilindros mecánicos convencionales por cilindros y cerraduras antibumping o por cilindros electrónicos. Se calcula que más del 80% de las cerraduras existentes en el mercado pueden ser abiertas gracias al método bumping. Por lo tanto, el peligro existe. Es momento de analizar el problema y buscar soluciones. Esta circunstancia ha propiciado que, en algunos países europeos, las aseguradoras no den cobertura a viviendas robadas por esta técnica, alegando la falta de agresión o rotura de sus elementos de acceso. Aunque también es cierto que con frecuencia la cobertura de la póliza contratada (en la que se enumeran los elementos de seguridad) queda sin efecto porque el cilindro manipulado no es de seguridad.

La técnica bumping no deja prácticamente evidencia alguna de su utilización. Para empezar, el cilindro no sufre rotura. En segundo lugar, cabe señalar que la señal externa que se produce –una marca que deja el hombro de la llave en el cilindro-, se puede evitar.