Categories Menu

Publicado el Ene 18, 2018 en Consejos de hogar, Consejos de seguridad, Noticias de seguridad, Sistemas de seguridad

Función de las cámaras inalámbricas

Función de las cámaras inalámbricas

Las cámaras inalámbricas ofrecen una gran sensación de seguridad al permitir grabar todo lo que sucede en el lugar protegido. Su instalación, sin cables de ningún tipo, es rápida, cómoda y limpia. Además, se pueden mover sin complicaciones, según cambien nuestras necesidades de seguridad. Las imágenes capturadas por las cámaras inalámbricas se recogen en la Central Receptora de Alarmas (CRA) de la compañía en cuanto se dispara la alarma y sirven como prueba de intrusión para poder llamar a la Policía.

La Ley de Protección de Datos regula el acceso a las imágenes grabadas por las cámaras inalámbricas de manera que sólo las personas autorizadas puedan acceder a ellas. Normalmente será personal de empresas de seguridad contratadas o trabajadores de esa empresa a los que se les asigne específicamente esa función.

En caso de Comunidades de propietarios, deberá designarse a la persona o personas autorizadas ya que el acceso por todos los vecinos a las imágenes resulta desproporcionado, según la LOPD. En cuanto a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pueden tener acceso a las grabaciones en la prevención de actos delictivos, la protección de las personas y la conservación y salvaguarda de bienes que estén en situación de peligro.

Las alarmas con cámaras inalámbricas provocan un efecto disuasorio evitando robos porque ningún ladrón querrá entrar en un lugar cuyas imágenes permitan su reconocimiento e identificación. Existen diferentes tipos de cámaras ya sean para interior o exterior y, por lo tanto, es conveniente solicitar un presupuesto para que un profesional del sector de la seguridad nos aconseje la mejor opción para nuestra vivienda.

Las cámaras inalámbricas están especialmente pensadas para reforzar la seguridad de residencias habituales y segundas viviendas, suponiendo un complemento perfecto de nuestras alarmas para hogar. Pero su función no es solo evitar intrusiones, sino que también ofrecen otros servicios como, por ejemplo, facilitar la supervisión a los empleados del hogar, vigilar a bebés y niños pequeños o controlar a ancianos y personas dependientes mientras estamos fuera.

Gracias a las aplicaciones de móvil también es posible ver y oír desde cualquier lugar donde nos encontremos lo que ocurre en nuestra casa. Así, si nos tenemos que quedar en el trabajo unas horas más, podremos tener en el móvil las imágenes de nuestros hijos en directo, sabiendo lo que hacen en todo momento. Algunas empresas de seguridad disponen de una panel de control con habla- escucha, muy útil para comunicarnos con las personas que se encuentran en el hogar. Las cámaras inalámbricas cumplen entonces una triple función: disuadir el robo, el reconocimiento del intruso en caso de intrusión y, por último, vigilancia y comunicación en directo.