Categories Menu

Publicado el Jul 13, 2017 en Consejos de hogar, Noticias de seguridad

La importancia de saber cuándo es una falsa alarma

La importancia de saber cuándo es una falsa alarma

El Ministerio del Interior en su página web especifica todos los requisitos de conexión de sistemas de alarmas a una central receptora de señales de emergencia, su funcionamiento, verificación de saltos de alarma y de las sanciones que supone una falsa alarma.

Los requisitos de conexión de aparatos, dispositivos o sistemas de seguridad a centrales de alarmas precisarán que:

– La realización de la instalación haya sido efectuada por una empresa de seguridad inscrita en el registro correspondiente.

– El material que se instale y utilice se encuentre debidamente aprobado, según lo establecido en el artículo 3 de la Orden INT/316/2011, de 1 de febrero, sobre funcionamiento de los sistemas de alarma en el ámbito de la seguridad privada.

– Se cuente con el pertinente certificado de instalación y que se lleven a cabo las revisiones preventivas, conforme a lo que determinan los artículos 4 y 5 de la mencionada Orden.

Este tipo de normas buscan, entre otras cosas, evitar una falsa alarma que obligue a La Policía a desplazarse en vano.

En cuanto a su funcionamiento y verificación, según explica el Ministerio del Interior, las centrales de alarmas deberán estar atendidas permanentemente por los operadores que resulten necesarios para la prestación de los servicios. Su número tendrá que ser adecuado y proporcional al número de conexiones que tengan contratadas. En ningún caso podrán ser menos de dos operadores por turno ordinario de trabajo. Estos expertos se encargarán del buen funcionamiento de los receptores y de la transmisión de las alarmas que reciban. Una falsa alarma se puede producir por múltiples motivos que los operadores de la central deben verificar. Cuando se produzca un salto de alarma, las centrales receptoras de señales de emergencia deberán proceder de inmediato a su verificación para evitar una falsa alarma. Para ello, deberán utilizar, para que ésta sea considerada válida, todos o algunos de los procedimientos técnicos o humanos establecidos en el Capítulo II de la Orden INT/316/2011, de 1 de febrero, sobre funcionamiento de los sistemas de alarma en el ámbito de la seguridad privada. Después deberán comunicar al servicio policial correspondiente, las alarmas reales producidas.

Según el Ministerio del Interior se considera falsa alarma toda emergencia que no esté determinada por hechos susceptibles de producir la intervención policial. No tendrá tal consideración la mera repetición de una señal de alarma causada por una avería dentro de las veinticuatro horas siguientes al momento en que ésta se haya producido.