Categories Menu

Publicado el Feb 16, 2017 en Consejos de hogar, Noticias de seguridad

Por qué necesitas una alarma para el hogar

La Guardia Civil ha dado la voz de alerta ante la ola de robos perpetrados en numerosos domicilios de Galicia. Bandas itinerantes muy especializadas cometen la mayor parte de estos asaltos a viviendas, sobre todo, de la zona rural. Si tu casa se encuentra alejada del núcleo urbano es aconsejable que te informes de las diferentes alarmas para el hogar que existen para proteger tus bienes y a tu familia.

Los ladrones que acometen este tipo de robos planifican muy bien sus actuaciones delictivas. En primer lugar, eligen el objetivo, casi siempre una zona aislada de la Galicia más rural. Después, estudian el lugar, las costumbres de sus víctimas y la mejor forma para la huida. En la mayoría de las ocasiones los asaltantes esperan a que no haya nadie en la vivienda. Según la Guardia Civil buscan obtener el mayor beneficio con el menor riesgo posible así que suelen esperar a que las viviendas estén vacías para entrar. Tener instalado un sistema de seguridad disuade a los ladrones por eso, si no tienes contratada una alarma busca entre las opciones del mercado de alarmas para el hogar la más adecuada para ti.

El año pasado se contabilizaron en Galicia más de 2.000 robos. Los expertos no establecen un perfil concreto sobre los autores de ese tipo de asaltos, aunque sí atribuyen un elevado número de las acciones a bandas organizadas de tipo itinerante, muchas de ellas formadas por extranjeros, que cada cierto tiempo eligen Galicia como blanco de sus actos delictivos. Los agentes conocen bien el modo de operar de estos ladrones pero también reconocen que son los más difíciles de identificar porque suelen tomar muchas precauciones para no ser vistos por posibles testigos. Las alarmas para el hogar conectadas a una central receptora de señales de emergencia son una solución eficaz para evitar ser víctima de un robo.

Así actúan las bandas itinerantes según los agentes especializados en este tipo de sucesos:

– Analizan las zonas que van a asaltar.

– No se asientan en el entorno en el que roban. Se desplazan de un lado a otro.

– Buscan obtener el mayor beneficio con el menor riesgo.

– Eligen objetivos con huida fácil, bien comunicados.

– Cuentan con infraestructura para dar el golpe y para esconder el botín.

– Roban durante un tiempo en la misma zona, hasta que está «quemada». Después, desaparecen y se van a otra.