Categories Menu

Publicado el Jun 15, 2017 en Consejos de hogar, Consejos de seguridad, Noticias de seguridad

¿Tienes ventanas seguras en tu hogar?

¿Tienes ventanas seguras en tu hogar?

Una de las maneras más habituales de robo es entrar por una ventana abierta o forzándola, ya sea escalando o dejándose caer con cuerda desde la azotea. Unas ventanas seguras previene robos en las casas. Los seres humanos consideramos nuestro hábitat como zona de refugio, en la cual nos podemos resguardar de amenazas externas, y sentirnos protegidos.

Se ha demostrado estadísticamente que la probabilidad de que los ladrones entren en casas dotadas de un sistema electrónico de seguridad es tres veces menor que en aquellas que no tienen ningún sistema de alarma antirrobo. Un sistema de alarma no sólo sirve para proteger sus pertenencias, cada vez más se está imponiendo como medio de protección de su persona, sus familias o sus empleados. Sin embargo, diariamente son frecuentes las noticias que nos hablan de robos producidos dentro de domicilios, incluso cuando los habitantes están dentro de las viviendas. Instalar una alarma de seguridad, tener una puerta blindada actualizada y ventanas seguras por las que no puedan entrar los ladrones evita intrusiones.

Diversos estudios sobre seguridad en el hogar afirman que los puntos más habituales de entrada para efectuar un robo en una vivienda son las ventanas y puertas. Las principales formas de intrusión son en un 65% a través de marcos y hojas forzados, un 11% a través de ventanas abatidas, un 8% mediante la rotura de vidrios y queda un 16% en el que se incluyen todo tipo de técnicas de asalto a un hogar. En cuanto a los puntos de ataque más frecuentes para entrar en un domicilio los técnicos en seguridad afirman que con un porcentaje del 78%, ventanas y balconeras, son las zonas más habituales. A continuación se sitúan puertas de entrada y sótanos con un 20%. Vistos estos datos es evidente que las ventanas y los cerramientos de balcones y terrazas se convierten en dos de los puntos en los que los sistemas antirrobo deben tener una mayor incidencia.

Cuatro componentes básicos de unas ventanas seguras:

– Vidrio laminado de seguridad: los vidrios laminados especiales de las ventanas de seguridad están protegidos contra la rotura. Se trata de dos vidrios pegados mediante una lámina flexible muy resistente al desprendimiento del vidrio. Esta lámina no resulta dañada cuando se rompe el vidrio; mantiene pegadas las esquirlas y previene las lesiones.

– Protección contra taladro: de acero reforzado, protege el mecanismo de la manilla de los ataques con taladro.

– Herrajes de seguridad: los herrajes de seguridad de alta calidad de las ventanas de seguridad dificultan hacer palanca en la hoja de la ventana. Los modernos bulones tipo champiñón encajan firmemente en el cierre. Los herrajes múltiples de la ventana y los vidrios laminados de gran resistencia imposibilitan prácticamente la entrada.

– Manilla con botón o llave: según el tipo de seguridad que seleccione, ambos métodos proporcionan una protección extra contra los robos y además sirve de seguro para los niños.