Categories Menu

Publicado el May 11, 2017 en Consejos de seguridad, Noticias de seguridad

Las alarmas caseras no son una solución

Las alarmas caseras no son una solución

El mes pasado la Policía Nacional desmanteló un grupo criminal especializado en el robo en domicilios mediante los métodos del resbalón e impressioning. Las alarmas de seguridad protegen lo que más te importa. Es recomendable no instalar alarmas caseras si queremos evitar intrusiones en nuestro hogar. Las técnicas como el bumping, el resbalón o el impressioning se han ido popularizando en los últimos tiempos por su relativa sencillez y rapidez a la hora de forzar las puertas de los domicilios. La operación en cuestión se ha saldado con la detención de 15 personas pertenecientes a bandas organizadas que no les frenan las alarmas caseras. Estas técnicas vuelven a ser noticia porque últimamente estamos asistiendo a su auge y, desgraciadamente, en su vertiente más peligrosa, dado que es utilizada por bandas especializadas que pueden llegar a ser muy violentas y peligrosas. En este despliegue policial se llevaron a cabo varios registros domiciliarios recuperándose dinero en efectivo y numerosas joyas. Los bienes económicos y los objetos de valor como joyas y antigüedades es lo que buscan este tipo de delincuentes porque son fáciles de vender en el mercado negro. Las alarmas caseras no frenan a los ladrones; si quieres protegerte de verdad contrata una alarma con una empresa de reconocido prestigio.

El método de robo llamado impresioning consiste en colocar láminas de aluminio deformables en el interior de la cerradura con el objetivo de que queden impresas las marcas de la llave del propietario cuando entra en su vivienda. Tras la recogida de la plantilla, se crea una llave maestra con la que los ladrones pueden abrir la puerta sin problemas y sin dejar rastros que indiquen que ha sido forzada.

El resbalón sería el sistema que consiste en abrir las puertas que no están cerradas con llave deslizando una lámina de plástico o una radiografía entre el marco y el resbalón de la cerradura. Este método se utiliza normalmente por los cerrajeros cuando perdemos u olvidamos nuestras llaves. Es fundamental para nuestra seguridad cerrar siempre con llave cuando salimos de casa y evitar las alarmas caseras.

Otro método utilizado por delincuentes es el bumping. Este se realiza con una llave maestra similar a la que utilizamos normalmente que se introduce en la cerradura. Se golpea la misma ligeramente con un martillo para lograr hacer bailar los pistones del cilindro. Estos pistones saltan simultáneamente cuando la llave es golpeada, lo que permite el giro de la llave y por tanto la apertura de la puerta.